jueves, 30 de septiembre de 2010

La abducción del militar chileno Cabo Valdés


Resumen:

Esta fascinante historia, la abducción alienígena del militar chileno, Cabo Armando Valdés Garrido, es un caso muy intrigante e interesante que, en mi opinión, es la abducción más significante de la historia de los OVNIs. El cabo del ejército chileno se desapareció después de un contacto visual con un OVNI mientras sus hombres, una patrulla compuesta por siete hombres, miraban. Quince minutos más tarde, él regresó con una barba de cinco días crecida y su reloj digital indicó que cinco días habían pasado. ¿El ovni que lo secuestró entraría en un túnel de tiempo?





La experiencia de la patrulla militar:

En la noche del domingo, 25 de abril 1977, una patrulla militar chilena compuesta por ocho soldados de las fuerzas armadas de Chile estaba bajo el mando del cabo Armando Valdés Garrido. Ellos estaban en guardia rutinaria de las colinas frías de la Pampa Lluscuma en el norte de Chile, cerca de la frontera con Bolivia y Perú. El campamento estaba a unos 300 kilómetros de la ciudad de Arica, y el pueblo de Putre estaba unos cinco kilómetros (tres millas) de distancia.


La noche estaba muy fría, entre 5 y 20 grados centígrados bajo cero (entre 23 y -4 grados Fahrenheit). Los soldados trataban de escapar de la congelación nocturna tomando refugio en los establos, donde unos 360 caballos militares se encontraban. Ellos comenzaron un fuego para calentarse y alrededor de la fogata estaban el cabo Armando Valdés Garrido y soldados reclutados; Julio Enrique Rojas Suárez, Alemán Riquelme Valle, Iván Robles Mella, Humberto Rojas Véliz, y Raúl Salinas Vásquez.

Dos soldados, Juan Reyes y Pedro Rosales Arancibia, estaban de guardia unos diez metros (33 pies) de distancia, en el portón de los establos para evitar que los caballos se escapen. Esto era una distancia prudente para mantener el contacto de voz, porque la noche estaba demasiada oscura para las tropas verse uno al otro. Mientras alrededor de la fogata, los soldados que no estaban de guardia cantaban y bromeaban entre ellos.


De repente, poco antes de las 4:00 de la mañana, se acercó corriendo el soldado Pedro Rosales que hacia labores de vigilancia diciendo: “Mi cabo... hay una luz que se está desplazando del cielo, viene bajando...” Los militares comprobaron que esa luz estaba bajando por el cerro y se les acercó cada vez más. La luz era muy potente, de un color blanquecino, intenso que lo iluminaba todo. El pánico comenzó apoderarse de los miembros de la patrulla.


Mientras observaban atentamente, la luz se bajó detrás del cerro y una fuente de luz brillante empezó a emanar detrás de él, como si algo se hubiera posado ahí. El cabo ordenó algunos soldados a ir con él a caballo al cerro para investigar el fenómeno. Cuando estaba de espalda ensillando el caballo, los soldados le advirtieron: "¡Mi cabo, vea acá la luz!" Él dio la vuelta y se encontró de frente con un enorme objeto brillante, situado a unos quinientos metros (1.640 pies) de ellos. De acuerdo a los soldados, era otra luz que había bajado del cerro. Fue descrito siendo una nave de color violeta cerca de 25 metros (82 pies) de diámetro de aspecto ovalado y con dos puntos de luces rojas profundas pequeñas que destellaban como balizas.


El cabo Valdés ordenó de inmediato que el fuego sea cubierto con una manta y a la vez que se formen en actitud de encadenados de los brazos. Supuestamente la luz reaccionó, alejándose y luego casi de inmediato, se acercó excesivamente a sus posición en silencio, iluminando todo el terreno. Algunos miembros de la patrulla comenzaron a rezar y a otros el pánico les hizo llorar. Ellos se paralizaron de miedo viendo el objeto acercándose rápidamente a ellos.


Aquí era cuando el Cabo Valdés se aproxima a la luz adelantándose unos 15 metros. Un poco agitado por la situación, él gritó: “¡En el nombre de Dios identifíquense!” sin obtener una respuesta. Él después gritó de nuevo: “¡identifíquense!” pero otra vez nada pasó. Luego, mientras seguía acercándose a la luminosidad, una niebla lo hizo perderse de vista de la patrulla. Eran exactamente las 4:15 am, de la mañana. Los soldados, sorprendidos, se suponen que el suboficial había caminado hacia el otro lado. Su reacción inmediata era buscar el cabo. Llamaron a Valdés y desesperadamente lo buscaron en los establos, sin resultados.

Cuando quince minutos habían transcurrido (a las 4:30 am), en la misma manera que él se fue, él regresó. No oyeron pasos, sino sintieron como caer un fardo o un bulto al otro lado de la pared de piedras o quizás viniera de arriba. Entonces oían a Valdés diciendo "muchachos..." antes de caer inconsciente. Los soldados lo levantaron y lo cargaron hacia el fuego, o mejor dicho lo que quedaba de él.


Mientras lo cubrían con una manta, sus subordinados notaron que cabo Valdés había crecido una barba de varios milímetros de largo, aunque todo el mundo recientemente se había afeitado. Y su reloj digital indicó la fecha del 30 de abril de 1977, cinco días después. En un estado de trance, miró a sus hombres, con ojos saltones, y les dijo con una voz extraña (no con su propia características vocales), “Ustedes no saben quiénes somos, ni de dónde venimos... pero volveremos “. Él se echó a reír y de acuerdo a los soldados tuvo unos espasmos y luchó para que lo suelten, hasta que se quedó dormido. Cabo Valdés finalmente recuperó a las siete de la mañana.

Cuando se despertó, el suboficial se sintió mejor. Su barba se mantuvo como el único vestigio de la extraña experiencia del día anterior. Su reloj digital, se detuvo a las 4:15 am (la hora exacta cuando fue abducido) y el candelario del reloj señaló el 30 de abril 1977, (cinco días más tarde), pero poco después su reloj volvió a funcionar normalmente.


Unas semanas después de la abducción, Armando Valdés Garrido fue llevado a Santiago de Chile (la capital) con el propósito de ser admitido en el Hospital Militar, aunque algunos exámenes se realizaron en el Hospital Psiquiátrico. Allí fue visto por el psiquiatra Raúl Molina Bravo, quien se ha negado contestar preguntas, debido a la confidencialidad médico-paciente.

Conclusión:

Todos los hombres, entre ellos el cabo Valdés, se afeitaron en el momento y parecía que Valdés había dejado crecer una barba de cinco días. Era como si él hubiera viajado en una dimensión diferente del espacio-tiempo de cinco días y había regresado sólo quince minutos más tarde. Entonces, lo que era quince minutos en la Tierra para sus hombres eran cinco días para Valdés. ¿Sería posible que los extraterrestres abdujeron a cabo Valdés y lo mantuvieron por cinco días, pero de alguna manera fueron capaces de regresarlo a las 4:30 de la mañana? Más importante aún, ¿fue el tiempo acelerado en la perspectiva de Valdés en los quince minutos que él desapareció? ¿Qué le parece la indicación del calendario de cinco días sobre su reloj? ¿Qué tal la barba que él creció cuando fue devuelto? Por lo mucho que me gusta leer sobre temas como el Triángulo de las Bermudas, la física cuántica, encuentros con ovnis, viaje a través del tiempo y de los seres extraterrestres, este incidente seguramente me fascina.

Esta historia está traducida aquí en inglés


video


video


video


0 comentarios:

Publicar un comentario



Lajas

Aunque haya habido muchos avistamientos inexplicables en el pueblo de Lajas, la situación allí ha sido amplificada por la cantidad de mentiras y exageraciones por un grupo de supuestos “ufólogos” que ignoran otras áreas de Puerto Rico para promover el turismo en Lajas. Eso quedó evidente cuando mi esposa y mi hija se confrontaron con una terrible experiencia con los extraterrestres en Aguada y ese grupo de charlatanes rechazó nuestra súplica de ayuda. Por supuesto, si hubiera sucedido en Lajas, habrían saltado a la oportunidad para la fama y el turismo para ese pueblo. Esos engaños y mentiras fueron aprobados y sancionados por el entonces alcalde de ese pueblo que nombró a la ruta 303, “ruta extraterrestre”. La idea de construir un “ovnipuerto”, “los avistamientos de la llorona”, y el mayor engaño de todos, “de que un OVNI se estrelló allí” sólo podría encontrarse en una novela de ciencia ficción.

Por Nelson Rivera
Lea más

Horóscopo

中文(简体) Português English (US) Français Deutsch Italiano 日本語 한국어 Русский Español

Suscriba a este blog via →

El alien bailarín

Acerca de mí

Ufólogo, investigador criminal, músico, dibujante y escritor.


Yo trabajé 20 años para el Departamento de Corrección de la Ciudad de Nueva York. Primero como un Oficial de Corrección por 4 años, Capitán por 12 años y como "Deputy Warden" (diputado de prisión) por 4 años. Como agente de la policía y como supervisor, yo he conducido numerosas investigaciones criminales, algunas para alegaciones inimaginables.


En junio de 2005, después de mi retiro, me mudé a Puerto Rico con mi familia en donde mi esposa e hija tuvieron unas experiencias extraordinarias con extraterrestres. Estos encuentros con los alienígenas y abducciones subsecuentes de mi mujer y la falta de ayuda de los supuestos, "ufólogos" aquí en la isla, me llevó a involucrarme en el campo de la ufología y en la necesidad de ayudar a otros que han tenido experiencias similares.


Sobre PRUFON


PRUFON, Puerto Rico UFO Network, Inc., es una organización sin fines de lucro que lleva a cabo serias investigaciones y no conduce ninguna investigación que sea absurda. Nuestro objetivo es encontrar la verdad y las repuestas de unas de las más difíciles preguntas relacionadas con los avistamientos de OVNI, encuentros con los extraterrestres y abducciones alienígenas, etc. No estamos afiliados con ningún otro grupo ufológico en Puerto Rico ni en el mundo. PRUFON fue fundado en la ciudad de Aguadilla, Puerto Rico en septiembre de 2009 para compartir con el público lo que hemos logrado y hemos investigado en los campos relacionados con la ufología.


Esta red de Internet ofrece una perspectiva diferente en la vida, y trabaja duro para mantenerle informado sobre los fenómenos inexplicables que ocurren en la isla de Puerto Rico y en el Caribe. Colectamos y recopilamos informaciones sobre los objetos volantes no identificados (OVNIS) y otros fenómenos inusuales que los medios de comunicación (la prensa) y la ciencia no están dispuestos de exponer al público, ni quiere estudiar, ni si quiera reconocer.


Cualquier encuentro o avistamiento inusual que usted haya tenido y desea una investigación y/o desea publicarlo en este sitio Web, puede ponerse en contacto con PRUFON en prufon@gmail.com. Usted se mantendrá anónimo(a) si lo indica por escrito.







La historia completa está en YouTube AQUÍ